El diagnóstico

Decidí partir este blog 1 mes después de que diagnosticaron a mi hijo Clemente con alergia alimentaria. Soy doctora, pero me dedico a ver adultos, por lo que estaba poco familiarizada con el diagnóstico; «proctolitis alérgica«.51729554_297084360975483_9000192217453552170_n

Quedé impactado al ver la alta prevalencia de alergias alimentarias en el lactante. Además hay mucha desinformación, y pocos especialistas que de dedican al tema (y casi todos en Santiago).

Por eso decidí contar mi experiencia con mi hijo, además de publicar las recetas e información que he ido recolectando, y que han hecho más ameno este proceso.

EL DIAGNÓSTICO

Las primeras 2 semanas de Clemente fueron nuestra luna de miel. Después empezó con cólicos y vómitos muy frecuentes. Tuvo diarrea, pero sólo un par de días, así que lo atribuimos a un virus. Luego aparecieron unas ronchas en sus piernas y abdomen.. pero pasaron. Llamaba la atención que tenía eritema (rojo) en los pliegues de rodillas, codos, axilas y cuello. Era de esperar.. ya que su papá y yo somos alérgicos.

En sus episodios de llanto se me había ocurrido que podía ser alergia alimentaria, pero con el sobre diagnóstico que hay hoy en día, pensé que estaba exagerando. Sin embargo, a los 2 meses empezó con diarrea con mucosidad, hasta 12 veces al día (y en la noche), después de que de forma aislada le dimos leche de tarro. Así pasaron 5 días.. 10.. 14. Ahí decidimos consultar.

Se confirmó la sospecha, tenía sangre oculta en las deposiciones, y ningún virus ni bacteria para culpar.

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO?

El diagnóstico es clínico, por lo que es indispensable una muy buena historia clínica y buen examen físico.

Los exámenes sirven sólo de apoyo, o para descartar otras causas de los síntomas, y por lo mismo es variable cuáles nos puede pedir el especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.